martes, 9 de abril de 2013

COPRINUS LIGNÍCOLAS


La llegada del buen tiempo primaveral desencadena la aparición de las primeras setas del año. En este caso, quiero mostraros dos taxones saprófitos de apetencias lignícolas. Suelen ser comunes en los linderos y claros forestales, en los que afloran sobre tocones y otros restos de madera en descomposición. Tradicionalmente se ha venido a incluir dentro del conocido género Coprinus, perteneciente a la familia de las Agaricáceas. Aunque en estos momentos, la comunidad científica ha pasado a clasificarlos dentro de un nuevo género denominado Coprinellus, propio de la familia Psathyrellaceae. Cuestiones de la taxonomía moderna.      

Como muchos ya sabréis, la principal característica de este conjunto de especies puede observarse en el aspecto que presentan sus laminillas cuando la seta se encuentra muy desarrollada y madura. En concreto, se trata de láminas delicuescentes; es decir, que se "derriten" o disuelven conformando un líquido negro pringoso, el cual gotea desde las láminas arrastrando toda la masa de esporas fértiles. 

Coprinos existen unos cuantos, y a menudo son complejos de determinar a nivel visual. El análisis microscópico de sus esporas facilita enormemente la separación que existe entre las distintas especies, pues suelen ostentar tamaños y ornamentaciones muy dispares y distintivas. 

Los que os enseño a continuación son bastante frecuentes y relativamente fáciles de identificar. Aunque hayan salido en primavera, también suelen encontrarse en otras épocas del año. Crecen sobre sustratos lignícolas, como restos leñosos en descomposición de árboles vivos o muertos, a menudo formando colonias muy numerosas y prolíficas.

Coprinus micaceus es de color leonado y como su nombre específico indica, la cutícula o piel del sombrero se recubre de una sustancia arenosa a modo de pequeños cristalitos brillantes, que recuerdan al mineral micáceo. Suelen visualizarse bien si cogemos un sombrerillo y lo exponemos a contraluz. No es especie comestible. Algunos libros indican que su ingesta acompañada de bebidas alcohólicas puede causar intoxicaciones moderadas, similares a las causadas por el famoso Coprinus atramentarius o seta de los borrachos. Los ejemplares fotografiados crecían en la base de una Robinia pseudoacacia. Árbol foráneo ornamental originario del este de los Estados Unidos.  


Antiguo Coprinus micaceus ahora llamado Coprinellus truncorum.


El Coprinus disseminatus es de tamaño minúsculo y de coloración cremosa en estado fresco. El disco o centro del sombrero posee una tonalidad algo más intensa y oscurecida. Cuando crece, suele formar grandes congregaciones en la base de los árboles. Su vida es muy efímera, completando su ciclo reproductivo en muy poco tiempo, ajustándose a unas condiciones de humedad y temperatura muy concretas. Al envejecer, su sombrero se torna de una coloración pardo grisácea. Después adquiere un tinte negro acuso característico. La escasez de su carne y su reducida talla no estimulan su consumo. La  foto fue tomada en la base de un Ulmus pumila u olmo asiático, plantado en la carretera que sube a Valdezcaray.

Antiguo Coprinus disseminatus ahora llamado Coprinellus disseminatus. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...