Excursiones Didáctico-Ambientales
















El presente espacio lo queremos dedicar a la promoción de excursiones didácticas con fines medioambientales.

A través del ejercicio de este tipo de actividades, pretendemos armonizar las características lúdicas o deportivas, propias del senderismo, con otras de carácter plenamente formativo. Su principal objetivo persigue divulgar unos extraordinarios valores naturales y paisajísticos, excepcionalmente albergados por el área montañosa del Alto Oja-Sierra de La Demanda.

Las particulares condiciones ambientales de la citada serranía, facilitadas por su privilegiado posicionamiento geográfico, han contribuido a magnificar unos incomparables niveles de biodiversidad y productividad ecológica asociada. Así pues, son incontables las especies de plantas y animales que viven ligados a sus múltiples hábitats y ecosistemas forestales. 


Umbrías boscosas del Valle del Ciloria, entre Zorraquín y Valgañón. La nutrida variabilidad paisajística de los espacios naturales del Alto Oja, evidencia su inherente plasticidad ambiental y ecológica.


Afortunadamente, esta prodigiosa riqueza ambiental se encuentra gratuitamente disponible para uso y disfrute de todo aquel que la desee conocer e investigar. Únicamente debe saber aprovecharse con suma moderación y respeto. 

Siguiendo esta línea de trabajo, desde la empresa pretendemos organizar un minucioso programa anual de Eco-Actividades. El mismo consistirá en una serie de itinerarios verdes educativos, desarrollados en el propio campo y que a su vez estarán dirigidos por técnicos intérpretes especializados en naturaleza. Esta iniciativa supone una estupenda oportunidad  para que todos nuestros clientes gocen de un acercamiento hacia la Natura más íntimo y afectivo, contribuyendo así a su máxima apreciación y reconocimiento. 


Visitando el Haya centenaria de Los Pastores. Un vetusto y corpulento ejemplar con más de 450 años de antigüedad. 


La interpretación del medio natural se llevará a cabo mediante explicaciones detalladas in situ, utilizando un lenguaje ameno y entendible, que de igual modo respete una cuidadosa base científico-técnica más especializada y asequible.


 
La observación de aves silvestres se convierte en una actividad estimulante, que requiere de grandes dotes de atención y sobre todo paciencia. Al final, la recompensa puede ser muy gratificante. Ésta es una actividad muy demanda entre el turismo extranjero anglosajón. 


Por otro lado, existe la posibilidad de que nuestros contenidos didácticos también se adapten al de los programas formativos que se imparten en los Centros Escolares Oficiales. Gracias a esto, colegios y demás organismos docentes tendrán la oportunidad de vivir apacibles jornadas pedagógicas en plena naturaleza, compartiendo experiencias prácticas vinculadas a la materia que tradicionalmente se ofrece en sus asignaturas de temática medioambiental (Conocimiento del Medio, Biología, Geografía, etc.).

Si eres aficionado a la Fotografía de la Naturaleza, puedes indicarnos tus principales inclinaciones. Amablemente te conduciremos al mejor lugar de nuestros montes en el momento preciso del año. Gracias a ello, lograrás conseguir tus imágenes más ansiadas y perseguidas, llegando a inmortalizar los paisajes y seres vivos más emblemáticos de estas montañas.


Los bosques otoñales del Alto Oja ofrecen infinitas posibilidades para la fotografía de naturaleza. Sus fugaces colores son dignos de ser retratados.


En relación con lo expuesto, nuestras principales especialidades se clasifican en torno a los siguientes campos temáticos:











ITINERARIOS BOTÁNICOS

Resulta un deleite explorar y descubrir la interesante variedad de plantas que espontáneamente vegetan en el seno de los paisajes demandeses. 

Con nuestros itinerarios interpretativos, aprenderás a reconocer la exuberante flora vegetal que con fidelidad llega a acompañarte durante todas tus salidas al campo, identificando con sencillez árboles, arbustos y flores silvestres. Durante esta actividad también se aportarán interesantes nociones sobre ecología y etnobotánica vegetal, cuya finalidad persigue conocer el empleo y aprovechamiento tradicional vinculado a las plantas útiles.

Algunas de nuestras propuestas con sus fechas recomendadas son:

   -Árboles y Arbustos. Abril-Octubre.
   -Flores de Campo. Abril-Agosto.
   -Orquídeas Silvestres. Abril-Junio. 
   -Árboles Singulares. Todo el año.
   -Plantas Medicinales y Condimentarias (incluye recolección controlada). Verano.
   -Frutos Silvestres. Fresas, arándanos, maguillas, moras, endrinas, etc., para la elaboración de jaleas y licores (incluye recolección controlada). Verano-otoño.

Espacios de Interés para la Flora. 

  -Acebal de Valgañón. Todo el año.
  -Bosque viejo  de Turgueiza. Invierno-Primavera.
  -Bosque mixto de Chasparria. Otoño.
  -Dehesa boyal de Carrasquedo. Primavera-Otoño.
  -Hayedo de Usaya. Primavera-Otoño.


 El roble melojo (Quercus pyrenaica) es una de las especies más abundantes en la comarca del Medio Oja. Visitamos sus mejores bosques en Ojacastro, Santurde o Santurdejo.


Este narciso atrompetado (Narcissus bulbucodium) florece prematuramente tras la fusión de la nieve. Sus dorados colores siempre ofrecen buenas expectativas para la fotografía. 


Aventúrate en el desconocido quejigar centenario de Turgueiza.






La escuamaria purpúrea (Lathraea clandestina) parasita las raíces de chopos y sauce en las riberas de Ezcaray.





La bellísima orquídea dama (Orchis purpurea) presenta una floración espectacular. Forma poblaciones exuberantes en las praderas calizas del valle de Ezcaray.









Acebal de Valgañón con el San Lorenzo como telón de fondo.

 Interior sombrío de la acebeda de Valgañón. Un bosque único custodiado por acebos centenarios.



RUTAS MICOLÓGICAS. MICOTURISMO

¿Te gustaría adentrarte en el apasionante mundo de los hongos silvestres? ¿Estás interesado en conocer la valiosa diversidad de especies que se desarrollan en el interior de los bosques y praderas del valle del Oja?




Gracias a la enorme heterogeneidad ambiental y ecológica que presentan los espacios naturales del Alto Oja, la catalogación de hongos superiores está arrojando increíbles cifras que superan las 1.000 especies de setas clasificadas.


El rebozuelo (Cantharellus cibarius) es muy abundante durante la estación estival. Salimos a buscarlo bajo hayas y robles.

Octubre y noviembre son los meses predilectos para el níscalo (Lactarius deliciosus).  Nuestros pinares producen grandes cantidades de esta seta y otras muchas más.  


Algunos años, cuando concurren ciertas condiciones meteorológicas adecuadas, en nuestros montes abundan especies apreciadas como: boletos, rebozuelos, rúsulas, rovellones, lenguas de vaca, capuchinas, negrillas,  senderuelas, champiñones  o perrechicos.


 Los codiciados boletos pinícolas también se crían en los hayedos ácidos del valle del Alto Oja.


En nuestras demarcaciones también podemos localizar otras curiosas setas que, por su rareza o escasez, han pasado a considerarse amenazadas, encontrando en nuestro entorno unos hábitats adecuados para su frágil proliferación. Es el caso de peculiares especies como: Phylloporus rodoxanthus, Gyroporus cyanescens, Gomphydius roseus, Amanita virosa, Scutiger pes-caprae, Leucopaxillus rhodoleucus, Hygrophorus aureus, Ptychoverpa bohemica, Mycenastrium corium, Gyromitra gigas, etc.


Los intensos colores del Hygrocybe coccinea siempre ofrecen una buena oportunidad para la fotografía. Este pequeño hongo vive en pastizales húmedos anegados por el agua.   

Gyromitra gigas fructifica misteriosamente durante la primavera. Es una rara especie que se desarrolla en algunos de nuestros pinares y abetales más húmedos y sombríos. En ciertos países este hongo se encuentra estrictamente protegido por su escasez. 


En nuestras micosalidas se ofrecerá asesoramiento técnico y científico para que, de forma inteligible, puedas lograr una correcta identificación de las muchas especies comestibles que se pueden recolectar en el campo. Prestaremos especial atención a sus posibles confusiones con otras especies problemáticas, incluyendo: reconocimiento de hongos tóxicos afines, ecología y aplicaciones propias de cada seta, pautas de aprovechamiento ordenado y gestión forestal aplicada, gastronomía popular, etc.    


Recoger el primer edulis siempre genera una gran expectación. 

Jornada Micológica en el valle Altuzarra.


Las salidas seteras se organizan en dos temporadas a lo largo del año. Una primaveral-estival, desde abril a julio (agosto, si el verano viene húmedo). Otra estival-otoñal, desde septiembre a diciembre.


Espléndido de setal de platera (Clitocybe geotropa) bajo avellanos y fresnos.


Inolvidable jornada de hongos en los pinares de La Demanda.


Puedes llevar todas las setas que encuentres a nuestra oficina y por una cantidad simbólica te explicaremos lo que has recolectado, ofreciéndote un breve cursillo formativo


Taller de Clasificación en nuestra oficina.


Previamente te enseñaremos a identificar las especies cosechadas, para que después aprendas a clasificarlas por ti mismo sin problema alguno. Si se trata de especies comestibles, te indicaremos como distinguirlas de sus dobles venenosas, además de aportarte originales y suculentas recetas culinarias, para que las cocines a tu gusto. 

Para tus consultas ponemos a tu disposición abundante material didáctico y científico; guías, libros, monográficos, estudios, internet, lupas,...


Recogiendo rebozuelos en los hayales de Ojacastro.



AVISTAMIENTO DE FAUNA

La citada variabilidad ambiental de los montes de La Demanda, localizados a caballo entre la iberia húmeda y la iberia seca, ha propiciado el asentamiento de un importante número de especies faunísticas a lo largo de su historia. En este sentido, podemos afirmar que son muy diversos los colectivos de animales que encuentran un refugio vital en sus prolíficos ríos, bosques y praderas naturales.




En el interior de sus distintivos hábitats y ecosistemas silvestres, prosperan algunas de nuestras especies más emblemáticas y amenazadas, que todos tenemos el deber de conocer y conservar.

Por estas razones, sugerimos múltiples actividades relacionadas con los distintos grupos zoológicos, pudiéndose organizar en torno a los periodos más convenientes de cada estación anual. De este modo, si nos acompañas al campo, podrás estudiar a los animales salvajes en plena libertad, contemplando algunos de sus hábitos más esquivos y difíciles de observar. 




Siempre que realicemos este tipo de salidas, deberemos adoptar unas normas adecuadas que garanticen nuestra propia seguridad así como la de los animalesInvariablemente respetaremos unas distancias prudenciales mínimas, con el objeto de evitar posibles molestias a la fauna silvestre, principalmente durante los periodos más sensibles de reproducción y cría de las especies. Para ello nos serviremos de material óptico de gran calidad, empleando prismáticos y telescopios terrestres desde los mejores puntos de observación.




Según lo expuesto, nuestras principales propuestas faunísticas son:






ANFIBIOS EN EL HUMEDAL DE LA DEHESA



IDENTIFICACIÓN DE HUELLAS Y RASTROS




OBSERVACIÓN DE AVES

La avifauna forestal es extremadamente rica y diversa en los valles altos que jalonan las orillas del río Oja.        

La enorme cantidad de espacios naturales diferenciados, permite la observación de un importante número de especies de aves en cualquier época del año; desde solemnes y majestuosas rapaces sobrevolando el espacio aéreo, hasta simpáticos y vivarachos pajarillos que saltan de rama en rama. 

La época más adecuada es la primavera, cuando pájaros de todo tipo emiten agradables trinos y gorjeos, inundando el paisaje con sus particulares melodías. En la estación otoñal, cobran importancia los altos collados de la sierra, pues son atravesados por millares de ejemplares durante sus intrépidos viajes de migratorios. En invierno podemos acercarnos al recientemente recuperado Humedal de los Valpierres, en Hervías, o la balsa de Leiva, donde reposan efímeros visitantes invernales, arribados desde las gélidas áreas del Centro y Norte de Europa. 



El complejo lagunar de La Guardia es otro espacio natural protegido enclavado en La Rioja Alavesa. Cuenta con varias charcas y lagunas acondicionadas, que dan albergue a un considerable número de aves invernantes y reproductoras.  


El complejo lagunar de La Guardia es conocido por sus numerosas colonias estivales de garzas y martinetes.



Los Hábitats Ornitológicos del Valle del Alto Oja

  • Bosques. Hayedos, bosques mixtos, robledales y pinares. Especies características: carboneros común, garrapinos y palustre, herrerillos común y capuchino, agateadores común y norteño, trepador azul, pico picapinos, petirrojo, mito, reyezuelos sencillo y listado, mosquiteros ibérico y papialbo, piquituerto, currucas capirotada y mosquitera, mirlo, zorzales, camachuelo, chochín, pinzón vulgar, verderón serrano, arrendajo, becada, azor, gavilán, halcón abejero, aguililla calzada, águila culebrera, ratonero,...

El carbonero palustre es un habitante típico del bosque de frondosas húmedo.

  • Roquedos. Cortados calizos y silíceos de alta montaña. Especies características: buitre leonado, cernícalo vulgar, alimoche, águila real, halcón peregrino, chova piquirroja, cuervo, colirrojo tizón, roqueros rojo y solitario, acentor alpino, collalba gris, bisbita alpino, escribano montesino, avión roquero,...

Pareja de buitres leonados sobrevolando los cantiles rocosos del valle de Urdanta.

  • Campiñas y matorral. Campas, majadas, prados y arbustedos. Especies características: gorrión chillón, acentor común, alondra común, bisbitas arbóreo y campestre, tarabilla común, verderón, alcaudón dorsirrojo, pardillo, jilguero, escribanos cerillo, soteño y hortelano, currucas tomillera y rabilarga, pito real, perdiz roja y pardilla, milanos negro y real, aguiluchos pálido y cenizo, alcotán, mochuelo,... 
  • Ríos y humedales. Ríos, arroyos, sotos y lagunas. Especies características: ánade real, pato cuchara, ánade friso, zampullín chico, gallineta común, garza real, lavanderas blanca y cascadeña, mirlo acuático, ruiseñor bastardo, martín pescador, andarríos chico, chorlitejo chico, oropéndola, autillo,...


 El humedal, las praderas y los bosques de la dehesa de Valgañón, resultan unos excepcionales puntos para el avistamiento de aves en cualquier época del año.




CIERVOS Y CORZOS EN ÉPOCA DE CELO

Tras sufrir los rigores de la sequedad veraniega, la llegada de las primeras lluvias otoñales provoca el ansiado reverdecimiento de los pastos montanos; acontecimiento que inaugura la época de apareamiento del venado. 
 

La famosa brama o berrea del ciervo, se considera uno de los eventos más espectaculares de la naturaleza del Hemisferio Norte. De la noche a la mañana, los montes quedan invadidos por millares de ejemplares, que van apareciendo paulatinamente por cualquier lugar y rincón. Éstos se van agrupando en pequeños territorios estratégicos, que son agresivamente custodiados por un macho dominate, que impone su autoridad cada vez que emite su peculiar y original bramido, audible desde la lejanía. 

En el punto álgido de la berrea, por las noches últimas del mes de septiempbre, la exhibición sonora sorprende a cualquier tipo de espectador. Después, el silencio se apodera de la sierra y los afanosos intérpretes desaparecen entre la espesura de sus bosques, permaneciendo magistralmente ocultos hasta la siguiente actuación de la próxima temporada.  




La ladra del corzo es menos conocida que la berrea. Su  época de puesta en escena se anticipa a la del ciervo, concentrándose básicamente desde finales del mes de julio hasta comienzos de agosto. Se trata de un fenómeno menos llamativo y sonoro, que pasa desapercibido en las zonas altas de la sierra. 

Sin embargo existen numerosos territorios de reciente colonización, ubicados en el pie de monte de La Demanda, donde se pueden visualizar espectaculares machos acompañados por pequeños harenes de hembras y crías.





ANFIBIOS EN EL HUMEDAL DE LA DEHESA

La fauna anfibia se caracteriza por el alto grado de desconocimiento que gira en torno a ella. Sapos, ranas y tritones han sido animales repudiados históricamente por el hombre, atribuyéndoles toda clase de mitos y leyendas absurdas, que los han condenado a seres dañinos y ponzoñosos.

La sobreexplotación y desinterés de nuestra especie, ha causado un profundo deterioro planetario en la mayoría de los hábitats de cría de los anfibios. Circunstancia que ha propiciado una galopante y crítica regresión, que ha situando a muchas de sus especies al borde de la extinción. 

En realidad, nos hallamos ante unos animales primordiales para la existencia, a la vez que son completamente inofensivos para los humanos. Se caracterizan por su doble medio de vida, al que cabe añadir unas extraordinarias y caprichosas formas de coloración, que han fascinado a estudiosos y aficinados del mundo entero.

El verde intenso de nuestra simpática Ranita de San Antonio, así como el llamativo camuflaje verdi-negro del Tritón Jaspeado, son claros ejemplos de la gran belleza ignorada que con inteligencia se exhibe en este grupo de animales.


 



Curiosamente, la ranita de San Antonio se emparenta con las ranas arborícolas tropicales. 


 



Joven ejemplar de tritón jaspeado, recién metamorfoseado y salido del agua.











El la comarca del Alto Oja, tenemos la suerte de poseer un valioso espacio natural que resulta de vital importancia para la conservación de nuestras especies de anfibios. Nos referimos al humedal de La Dehesa de Valgañón, recientemente mejorado y que alberga a 8 de las 10 especies presentes en el territorio de La Rioja.


En la charca de la Dehesa de Valgañón podemos observar una gran variedad de ranas, sapos y tritones.


Los meses primaverales de abril y mayo son los más adecuados para la observación didáctica de ejemplares, cuando al atardecer se montan espectaculares coros que concentran a centenares de individuos.

La Rioja cuenta en estos momento con un prometedor plan de conservación que implica, entre otras cuestiones, la restauración, creación y mejora de los hábitats adecuados para la reproducción de las especies, así como un concienzudo programa de información y sensibilización ciudadana.




MARIPOSAS DIURNAS

Las mariposas diurnas se consideran unos de los animales más bellos y llamativos de nuestra fauna. Su vistosa policromía, junto a la fragilidad de sus elegantes vuelos, a encandilado la mente de multitud de personas. Asimismo, ilustres naturalistas han establecido valiosas aportaciones para el desarrollo de la ciencia, mediante el estudio de las complejas relaciones de polinización efectuadas entre mariposas y plantas. 

Mariposa chupaleches (Iphiclides feisthamellii).


El valle del Oja, junto con el vecino valle del río Cárdenas, se consideran las zonas de La Rioja con mayor diversidad y riqueza en especies de lepidópteros diurnos. 

El barranco de Turza así como algunas áreas boscosas de los montes de Garay, en Ojacastro, se estiman puntos calientes para la observación de especies durante la primavera y comienzos del verano. En las zonas cumbreñas de la sierra, podemos observar especies representativas y escasas, como la mariposa Apolo o la esquiva Antíopa, que frecuenta los valles más altos del Oja. 

Hortiguera (Aglais urticae).


Promocionando esta actividad, pretendemos fomentar la simple observación de especímenes en contra de la captura de ejemplares coleccionables. 

Para disfrutar de las mariposas únicamente precisamos la ayuda de unos prismáticos, guías de identificación y sobre todo armarnos de mucha paciencia. Si además incluimos una cámara fotográfica, podrás llevarte pacíficamente una bonita imagen de los ejemplares a casa.



IDENTIFICACIÓN DE HUELLAS Y RASTROS

Cuando salimos al campo, muchas veces no somos conscientes de las abundantes pistas y señales que aparecen diseminadas por el terreno. Son los rastros de un idioma que es ajeno al nuestro; es el lenguaje de sus habitantes animados, el que forma parte de su apasionante modo de vida forestal.  

 Excrementos de ciervo.

Aunque puedan resultar expresiones crípticas e imperceptibles, con un poco de expericia nos resultará fácil identificar qué animales han merodeado a nuestro aldedor cuando organizamos visitas al monte. A nada que conozcas un poco, te sorprenderá conocer la intesa actividad que con discreción bulle de cada rincón del bosque. 


Huella de Tejón marcada en la nieve.


Huellas, rastros, restos de alimento, excrementos, madrigueras,... son indicios que te enseñaremos a investigar con gran facilidad. 


Esta interesante propuesta faunística puede realizarse de forma independiente o bien convinarse con otras de las muchas actividades que ofertamos. La época más adecuada para su realización es invierno, sobre todo cuando hay nieve sobre el terreno, aunque también pueden desarrollarse en otras épocas del año.


Nido de paloma torcaz, emplazado en una encina.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...